Seguramente durante tu experiencia de voluntariado, te verás enfrentado a situaciones que requieren de tu creatividad para integrar a un grupo de niños o jóvenes. Aquí te recordamos cinco juegos tradicionales que debes llevar en tu maleta. ¡Seguramente te sacarán de apuros!

1.  Descubre el arte de subir y bajar

Hacer subir y bajar el yoyo se convierte en un arte que se logra con paciencia y práctica. Seguramente harás que más de uno se entretenga por un buen rato, así que te recomendamos llevar un par de estos en tu maleta.


2. Lánzalo y obsérvalo rodar

Ver bailar el trompo en el piso te sacará una sonrisa a ti y a los que presencien el espectáculo. Llevar un par de trompos en tu maleta como recuerdo para tu familia extranjera o para tus actividades en el proyecto, marcará la diferencia. Este juego requiere práctica, ¡así que empieza a jugar desde ya!


3. ¡Paciencia! Nadie dijo que sería fácil

Si alguna ves tu viste una, entenderás la necesidad de lograr incrustar la cabeza en el tallo. La coca es uno de los juegos tradicionales que vale la pena internacionalizar.  La constancia y la paciencia son primordiales para lograr el objetivo.


4. ¡Salta, salta sin parar!

Lleva contigo por lo menos unas cuatro tizas para compartir con niños y jóvenes este increíble juego en tu intercambio. La golosa o rayuela es un juego sencillo, lleno de mucha diversión que sin duda hará que te recuerden por una larga temporada.


5. ¿Preparado para entrenar tu puntería?

Es un juego divertido para grupos. Con las tradicionales piquis o canicas pasarás un rato agradable en el que la puntería será tu mejor aliado. Convierte los días soleados en el motivo para compartir tradiciones culturales en tu intercambio.


WordPress Lightbox Plugin